Toda la información y noticias relacionadas con el mundo de los tiburones: biología, ecología, pesca, conservación, etc., con especial atención a las especies presentes en aguas de Galicia.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Los tiburones según Cornide (1788)


José Andrés Cornide de Folgueira y Saavedra (1734-1803), "Académico honorário de la Historia, vecino de la Coruña", fue uno de nuestros grandes ilustrados. Investigador y estudioso de los más variados campos del conocimiento, desde la geografía y la historia hasta la historia natural, en 1788 publicó lo que probablemente sea el primer tratado de ictiología española, su Ensayo de una historia de los peces y otras producciones marinas de la costa de Galicia, arreglado al sistema del caballero Cárlos Linneo. Con un tratado de las diversas pescas y de las redes y aparejos con que se practican, a partir de sus observaciones y de sus lecturas de las obras de los grandes naturalistas como Linneo, Artedi o Rondelet.

Errores. Desgraciadamente, al menos en lo que respecta a los tiburones, la obra contiene inexactitudes y errores importantes. Naturalmente, algunos son solo atribuibles al desconocimiento general que en aquella época se tenía sobre estas especies. Otros, en cambio, son debidos a la confusión generada por la amplia y poco precisa variedad de nombres comunes, que a veces se utilizan tanto para nombrar una misma especie como para referirse a especies de aspecto similar, pero sin ninguna relación específica, o incluso totalmente distintas, como es el caso de las voces 'lixa', 'mielga', o 'melgacho'. Esta circunstancia exige un cuidadoso proceso de discriminación a partir de unos conocimientos específicos de los que el autor parece carecer. Finalmente, y esto es una impresión estrictamente personal y acaso gratuita, algunos errores parecerían sencillamente producto de las prisas, tal vez en la revisión del texto, o en algún momento del proceso de transformación del texto manuscrito en el libro impreso. Valga como ejemplo el despiste (no puede entenderse de otra forma) con el S. centrina y el S. acanthias que veremos a continuación. Solo la comparación con el texto manuscrito, si es que existe, podría sacarnos de dudas.
En cualquier caso, nada de lo anterior deber restar el menor mérito ni al autor (un auténtico pionero) ni a su obra, que particularmente considero, en su conjunto, como un afortunado producto de su tiempo. Una revisión crítica en modo alguno implica la minusvaloración de un gran trabajo.

El texto. Como siempre, respeto escrupulosamente la ortografía y grafías del original, aunque en beneficio de la claridad actualizo la puntuación y el uso de las cursivas. Para quien desee consultarlo o hacerse con una copia, el texto es de acceso abierto en la excelente página de la Biodiversity Heritage Library. Las ilustraciones, excepto cuando se indica lo contrario, proceden de las Illustrations de Ichtyologie ou histoire naturelle générale et particulière des Poissons (1795-1797), la magna obra de M. E. Bloch disponible entre los fondos digitales de la Bibliotèque nationale de France.

Los tiburones según Cornide. Tal como anuncia el título, en lo referente a la clasificación de los tiburones Cornide sigue a Linneo, quien tuvo la extraña idea de incluirlos, junto con las rayas, quimeras y otras especies como los rapes (gen. Lophius) y los peces luna (gen. Tetraodon, actualmente Mola), en un orden que denominó "Anfibios nadadores" (Amphibia nantes), pues juzgaba, a partir de ciertos caracteres morfológicos como la forma y estructura de las agallas (distintas de las de los peces óseos), que podían también tener pulmones, como los dipnoos, al menos en alguna de sus fases de desarrollo.
Gen. 131. SQUALUS.
     Los Esqualos pertenecen en el sistema de Linneo al quarto órden de la clase intitulada Amphibios Nadantes. Comprehéndese baxo esta denominacion todos los Peces de aletas cartilaginosas, largos, delgados, y cuya boca corresponde debaxo de la mandíbula superior, que excede en mucho á la inferior y la dexa oculta, tales son v. g. los Tiburones ó Marrajos, las Mielgas, los Tollos ó Canículas, los Cazones, las Pintarrojas, las Lixas, &c.
A continuación selecciona siete¹ de las 13 especies de tiburones propiamente dichos, "los comunes en nuestra costa". El nombre de cada especie va precedido por el número de su correspondiente entrada en el catálogo de Linneo (excepto en el caso del Squalus catulus: Sp. 10 en Cornide, Sp. 9 en Linneo), y seguido de una breve descripción latina procedente del mismo texto y, en algunos casos, también de obras de autores como Rondelet o Gronovius.

1. Squalus acanthias (cast. mielga; gal. melga, melca)

Squalus acanthias.
LA MIELGA.
Sp. 2. Squalus centrina. Pinna annali nulla, dorsalibus spinosis, corpore subtriangulari.

     Es la Mielga bastante comun, especialmente en los puertos que caen al Sur del Cabo de Finisterra (sic), adonde la secan al ayre para venderla luego en lo interior del Pais, llevándola hasta Castilla, cuyas Comunidades hacen uso de este cecial² para variar las comidas quadragesimales³, aderezándolo con un guiso dulce que algunos hallan fastidioso, aunque tambien la suelen servir frita y rebozada con dulce, ó sin el.
     La Mielga, aunque mas crasa que el Melgacho, no es muy apreciable en fresco, y aun en cecial conserva un tufillo harto desagradable. No obstante, su pesca es digna de que se promueva, pues sirve de suplemento á otros géneros extranjeros.
Es evidente que la descripción arranca con un importante error que solo puede ser producto de un monumental despiste: el nombre científico y la breve descripción en latín corresponden a otra especie, el tiburón cerdo o Squalus centrina (Oxynotus centrina, según el nombre aceptado en la actualidad), que efectivamente es la "Sp. 2" en la lista de Linneo. Es probable que lo que Cornide tuviese en mente fuese algo parecido a esto: "Sp. 1. Squalus acanthias. Pinna annali nulla, dorso spinoso, corpore teritiusculo".
La conclusión es que de ningún modo puede atribuirse a Cornide la primera cita del Oxynotus centrina en Galicia, tal como se viene haciendo, puesto que su inclusión es totalmente accidental.

2. Etmopterus spinax (cast. negrito; gal. gata, gata negra, crabudo)
Etmopterus spinax. Ilustración francesa de finales del XIX.
CRABUDO.
Galeo Acanthia. Rondelet.
Sp. 3. Squalus spinax. Pinna annali nulla, dorsalibus spinosis, naribus terminalibus.

     Este pez es una especie de Cazon, que por todo su cuerpo está guarnecido de espinas ó clavos, que es la razon porque en gallego se llama Crabudo, del nombre crabo, que vale clabo (sic) en castellano. Por la misma razon los franceses le llaman Aguillat, esto es, lleno de agujas, circunstancia que no impide el que su carne se seque como la de la Mielga, y sea comestible. Su hígado, que es muy grande, se convierte en aceyte, sirve para quemar, y mitiga el dolor de aquella entraña en los que adolecen de ella.
La descripción del tipo de aprovechamiento del Squalus spinax tal vez invita a pensar en otra clase de tiburón, de mayor tamaño y por tanto con más carne (más "comida").

3. Squatina squatina (cast. angelote; gal. peixe anxo, xelote)

Squalus squatina.
ANGELOTE Ó PEJE ANGEL.
Sp. 4. Squalus squatina. Pinna annali nulla, daudae duabus, ore terminali, naribus cirrosis.

     Tiene este Pez un medio entre los Esqualos y las Rayas, pues ni es proporcionalmente tan largo como los primeros, ni tan ancho como las segundas. Por la disposicion de sus aletas le han dado el nombre de Peje angel, pues realmente representan las alas con que se suelen pintar los Angeles. Rondelecio, que le dibuxó baxo el nombre de Squatina, dice suele haberlos tan grandes que llegan á pesar ciento sesenta libras; en esta costa no aparecen semejantes monstruos, y el que mas no pasa de una vara de largo. El mismo autor dice que este Pez no merece aprecio alguno por la dureza y sabor ferino de su carne, pero que de su hígado se hace un aceyte que, mezclado con agenjos (sic) y otros simples que señala, deshace las durezas de aquella víscera. No obstante nuestros Pescadores, poco delicados, no dexan de comerlo despues de desollado.
     Algunos entienden que la Esquatina es el Pez que llamamos Lixa, pero se equivocan, pues aquella propiamente es el Squalus carcharias, á quien los Portugueses conservan todavía el nombre de Cascarra por la aspereza de su piel.

4. Galeorhinus galeus (cast. y gal. cazón)

Squalus galeus.
CAZON.
Sp. 7 . Squalus galeus. Naribus ori unicis foraminibus ad oculos. Galeus canis. Rondelet.

     El Cazon solo difiere del Melgacho en que su lomo es ceniciento, sin manchas, y su piel mas áspera. Su comida no es muy apreciable por su dureza, por cuya razon suelen decir en gallego que es tan duro como un Cazon. Su piel suele emplearse en los mismos usos que la del Melgacho.
     En la costa de Ceuta le llaman Galludo, y en la de Francia le dan el nombre de Chat (gato).

5. Scyliorhinus canicula (cast. pintarroja, lija; gal. melgacho, patarruxa, canexa, etc.)

Squalus catulus.
TOLLO Ó CANÍCULA.
Sp. 10. Squalus catulus. Dorso ocellato mutico, pinnis vertebralibus concretis, caudae aproximatis, capite punctato.

     Esta especie de Esqualo ó Mielga se llama en gallego Melgacho, que es lo mismo que Mielga pequeña; y por las señas es tambien el mismo Pez á quien Huerta dá el nombre de Canícula, y nuestro Diccionario Castellano el de Tollo. En Portugal le llaman Caneja, nombre bastante semejante al de Canícula, y en Valencia Gatet (gatillo), por la semejanza que tiene con el Cazon, llamado Gato, de quien solo difiere en el tamaño y en el color. Su cuerpo es mas delgado é igual que el de la Mielga, pardusco en el lomo y blanco por el vientre, esta salpicado por aquel de manchas negras de tamaño de lentejas. Su comida es muy fácil, y tan sana que se permite á los enfermos. Su piel, que se le saca para guisarlo, suele emplearse en Francia para cubrir estuches y otras piezas, bien que solo es á falta de las de Lixa y Cazon.

6. Scyliorhinus stellaris (cast. alitán; gal. roxa, casacú)

Squalus canicula.
LIXA.
Sp. 12. Squalus carcharias. Dorso plano dentibus serratis.

     Este Esqualo no es freqüente en esta costa, y abunda mas en la de Asturias.
     Aunque algunos autores aplican á una especie de Tiburones el nombre de Carcharias, yo se lo doy á la Lixa, fundado en que los Portugueses la llaman Cascarra, que tanto se parece al de Carcharias, por el que está bastante caracterizada. La principal circunstancia por donde se conoce este Amphibio es por tener la piel roñosa y cascarrienta, de tal modo que la emplean para alisar las maderas duras, el hueso y el marfil.
     Nuestro Diccionario me parece que se equivoca en decir que en Andalucía se llama Pintarroja y en Galicia Melgacho, pues aunque son todos estos Amphibios de un mismo género, difieren en las especies, como se puede ver en los respectivos artículos.
     Los Catalanes le dan el nombre de Gato y de Porc, el primero aludiendo sin duda á su figura y el segundo, á la aspereza de su piel.
     La Lixa no solo nos da su piel en favor de la Evanistería, sino que su hígado produce hasta ocho y diez quartillos de aceyte muy bueno para quemar.
Es evidente que Cornide se confunde nuevamente aquí. El "dentibus serratis" que indica Linneo, 'dientes aserrados', solo puede referirse al tiburón blanco (Carcharodon carcharias). Con toda probabilidad, lo que está describiendo es el alitán o roxa (Scyliorhinus stellaris).

7. Mustelus mustelus (cast. musola; gal. cazón liso, canexa)

Squalus mustelus. Grabado de finales del XVIII.
PINTARROJA.
Sp. [1]3. Squalus mustelus. Dentibus obtusis.
Squalus rostro subacuto, corpore subrotundo, dorso uni colore fusco, pinnis pectoralibus curtis. Gronov. Zooph. 148.

     A la Pintarroja llaman en gallego Roxa, no tomado el nombre de Roja en sentido de encarnada, sino por un color obscuro ó pardusco, que es el que tiene este Pez, en todo lo demas muy semejante al Cazon.
     Aunque los nombres de estos Amphibios, como son el Cazon, el Melgacho, la Pintarroja, estan confundidos en los autores, me parece que al que describo le corresponde el frances Roussete, que Valmont de Bomare aplica al Cazon, á quien si atiende á su color de ningun modo conviene, porque el Cazon lo tiene ceniciento, y la Pintarroja pardo obscuro. Los Portugueses la llaman Patarroja ó Patroja, y en gallego solo hemos conservado el de Roja, con alusion a su color pardusco, que en esta lengua llaman roxo.
     Aunque la carne de la Roja es comestible, tiene un gusto algo dulce que la hace poco agradable y ménos estimada que la del Melgacho y de la Mielga. Por lo comun se sirve guisada, y solo entre las gentes de cortas facultades.
Las descripciones de Linneo y Gronovius apuntan claramente a la musola (Mustelus mustelus), en modo alguno a cualquier tipo de pintarroja o lija. El color y los dientes molariformes ("Dentibus obtusis") son rasgos evidentes del mustelus. Incluso el propio autor, acaso sin ser consciente de ello, indica en el primer párrafo: "color obscuro ó pardusco, en todo lo demas muy semejante al Cazon". En francés el término Roussette se refiere al Scyliorhinus canicula (Roussette tigree o gande roussette para Scyliorhinus stellaris); para la musola se emplea el término Émisolle.


Desde finales del XVIII, prácticamente a partir de la publicación de esta obra, y la primera mitad del XIX se afinan los instrumentos taxonómicos, y con los trabajos de Bonnaterre, Lowe, Bonaparte, Bloch, Risso, Bocage, Capello, entre otros, se produce un importantísimo salto cualitativo y cuantitativo en la identificación y descripción de nuevas especies.
De todo ello hablaremos otro día.

__________________________________
¹Fuera quedan las siguientes especies: Sp. 5. Squalus zygaena; Sp. 6. Squalus tiburo (como es lógico, dado su "Habitat in America"); Sp. 8. Squalus canicula; Sp. 10. Squalus stellaris, y Sp. 11. Squalus glaucus, correspondientes, respectivamente, a la cornuda (Sphyrna zygaena), el lanetón (Sphyrna tiburo), la pintarroja (Scyliorhinus canicula), el alitán (Scyliorhinus stellaris), y la tintorera (Prionace glauca). 
Las especies 8 y 10 plantean un problema que no nos corresponde dilucidarlo aquí (en realidad, merecerían un buen capítulo aparte), pues arranca del propio Linneo y se pierde en los vericuetos taxonómicos de diversos autores. Linneo describe tres especies, S. canicula, S. catulus y S. stellaris, que en la actualidad se consideran sinónimos de dos: en teoría, las dos primeras se corresponden con Scyliorhinus canicula (la pintarroja) y la tercera con Scyliorhinus stellaris (el alitán) (véase, por ejemplo, L. V. Compagno, Sharks of the world, FAO, 1984). Digo en teoría porque, como se observa en una de las láminas del tratado de Bloch, el Squalus canicula es claramente el Scyliorhinus stellaris... pero aquí lo dejamos.
²Se llama cecial a cualquier pescado seco y curado al aire.
³Las comidas quadragesimales son las que se hacían en tiempo de cuaresma, sin carne y por tanto poco nutritivas.
Véase Carolus Linnaeus (1758). Systema Naturae per regna tria naturae, secundum classes, ordines, genera, species, cum characteribus, differentiis, synonymis, locis. Editio decima, reformata. Laurentius Salvius: Holmiae. ii, 824 pp.
 <http://gdz.sub.uni-goettingen.de/en/dms/loader/img/?PPN=PPN362053006&DMDID=DMDLOG_0029&LOGID=LOG_0029&PHYSID=PHYS_0239>, consultado el 22-XI-2015.
En realidad, el "Galeo Acanthia" de Rondelet es el Squalus acanthias de Linneo, no el Squalus spinax, como erróneamente propone Cornide. La ilustración que acompaña la entrada correspondiente del De piscibus marinis (1553) es clara:

Se refiere al primer diccionario de la lengua castellana publicado por la RAE, el conocido como Diccionario de Autoridades (1726-1739). La entrada a la que alude Cornide es la siguiente: "LIXA. s. f. Pescado del mar, cartilaginoso y chato, que tiene la cola gruessa, y el cuerpo o piel tan áspero, que parece una lima. Sirvense de él, después de seco, los Entalladores y Carpinteros para pulir y alisar sus obras de madera, y le llaman tambien Lixa. Tienen diferentes nombres, porque en Andalucia le llaman Pinta roxa, en Galicia y Asturias le llaman Melgacho. Latín. Squatina. Squalus...".
Se trata de una errata. En el original aparece como "Sp. 3", cuando en Linneo es "Sp. 13".
En realidad es el número 142, que efectivamente se corresponde con el Squalus galeus. L. T. Gronovius (1781). Zoophylacium Gronovianum: exhibens animalia quadrupeda, amphibia, pisces, insecta, vermes, mollusca, testacea, et zoophyta, p. 31.
Jacques-Christophe Valmont de Bomare (1731-1807) fue un naturalista francés autor de una influyente enciclopedia de historia natural, Dictionnaire raisonné universel d’histoire naturelle (1764–1768). 

jueves, 5 de noviembre de 2015

Cornuda (Sphyrna zygaena)

Sphyrna zygaena. Foto: Andy Murch, www.elasmodiver.com.

Cornuda

Sphyrna zygaena (Linnaeus, 1758)

(es. Cornuda, pez martillo, cornuda cruz; gal. Peixe martelo, carabinero; in. Smooth hammerhead; port. Tubarao-martelo.)

Orden: Carcharhiniformes
Familia: Sphyrnidae


Los martillos (familia Sphyrnidae) constituyen uno de los grupos de tiburones más extravagantes e inconfundibles debido a la forma peculiar de la cabeza, con esas características expansiones laterales que dan nombre a su familia (el término griego Sphyra significa 'martillo').
Aunque a alguna gente le parece lo contrario, los esfírnidos son los tiburones más modernos, en términos evolutivos, y avanzados que existen. Poseen el cerebro más complejo y sofisticado de todos, y las "palas" de su cabeza, lejos de ser un adorno un tanto estrambótico, son en realidad el prodigioso resultado de un estudio de diseño que solo puede estar al alcance del prestigioso laboratorio de la Evolución.

Fuente: Sandra Raredon, Smithsonian Institution, National Museum of Natural History, Department of Vertebrate Zoology, Division of Fishes.
El "martillo" cumple una doble función, sensorial e hidrodinámica. Incrementa las superficie de detección de campos eléctricos a la vez que amplía el campo de visión frontal y lateral, gracias a la peculiar ubicación de los ojos, en los bordes, así como la superficie de barrido para captar estímulos químicos, al estar las narinas situadas muy cerca de los extremos de la cabeza. Al mismo tiempo, la forma y estructura de las palas proporcionan mayor hidrodinamismo y maniobrabilidad: la cabeza ofrece menos resistencia al agua y permite al animal realizar bruscos cambios de dirección sin perder la estabilidad, además de actuar como una aleta más, complementaria de las pectorales, para aportar una mayor fuerza de sustentación y elevación dinámica.

Foto: Andy Murch.
De las 10 especies de martillos que se han descrito hasta ahora [véase Cabezas de martillo (fam. Sphyrnidae)], al menos una está presente en nuestras aguas, la cornuda o pez martillo (Sphyrna zygaena), un nadador potente y activo que ocasionalmente cae en los palangres del marrajo y el pez espada, particularmente en verano.

Descripción. El borde anterior de la cabeza es trilobulado con el extremo liso, sin la muesca central presente en especies similares como la cornuda negra (Sphyrna lewini) o la cornuda aliblanca (S. couardi); el borde posterior está inclinado hacia atrás. La primera dorsal es alta y algo inclinada, con su origen levemente más atrasado que la axila pectoral. La segunda dorsal es más baja que la anal, aunque sus respectivas bases son casi de la misma longitud, y se encuentra en posición un poco más retrasada que ésta; ambas presentan largos barbillones; el borde posterior de la anal presenta una marcada concavidad. Las aletas pélvicas son bajas y prácticamente rectas, no falcadas.
Fuente: Australian National Fish Collection, CSIRO.
En cuanto a la librea, la cornuda posee un color gris o pardo grisáceo u oliváceo en el dorso y blanquecino en la superficie ventral. Sin manchas distintivas, si bien en algunos ejemplares los extremos ventrales de las pectorales pueden estar más oscurecidos.

Dentición. Dientes similares en ambas mandíbulas. Tienen base ancha y cúspide estrecha e inclinada, y con forma triangular. Los bordes son lisos a finamente aserrados. Presenta 29-31 filas en la mandíbula superior y 25-31 en la inferior.
Foto: Ross Robertson.
Talla. La cornuda uno de los tiburones martillo más grandes, solo por detrás del gran Sphyrna mokarran, que puede superar los 6 m. La longitud máxima es de 370-400 cm, tal vez más, con un promedio de 2,5-3,5 m. Al nacer miden unos 50-61 cm. Las tallas de madurez se sitúan desde alrededor de los 210-240 cm hasta los 256 cm en los machos y los 304 cm en las hembras¹. 

Reproducción. Vivíparo placentario con el cordón umbilical festoneado. Las camadas son de 20 a 50 crías, que nacen en primavera y comienzos del verano tras unos 10-11 meses de gestación. Se han detectado áreas de cría en aguas someras de 1-10 m, sobre estrato arenoso. La longevidad de la especie se sitúa en torno a los 18-20 años.

Dieta. Muy variada. A base de peces óseos (arenques, doradas, caballas), cefalópodos y pequeños tiburones y rayas, también crustáceos. Frecuenta los cebos y presas de los palangres.

Fotos amablemente cedidas por Gonzalo Mucientes.
Hábitat y distribución. La cornuda es un tiburón pelágico de hábitos costeros y semioceánicos en aguas cálidas y templadas (es el esfírnido con más amplio rango de temperaturas). Se encuentra en la plataforma continental hasta los 200 m; los ejemplares d⁴e mayor suelen encontrarse con mayor frecuencia sobre su borde. Este nadador activo puede desplazarse en solitario o formando cardúmenes cuando son inmaduros.
Ha sido visto en entornos de agua dulce y salobre, en el Indian River, Florida, y en el estuario del Río de la Plata, Uruguay².

Elaboración propia a partir de Ebert, Fowler, Compagno & Dando (2013). Sharks of the World, Wild Nature Press.
Distribución mundial amplia, si bien en los trópicos es insuficientemente conocida dada la posible confusión con la cornuda común (Sphyrna lewini), que es allí mucho más abundante. En esta parte del Atlántico y el Mediterráneo la situación es la contraria: S. zygaena es más común y abundante que S. lewini.
En el Atlántico NE se encuentra desde Irlanda e Inglaterra, con presencia ocasional en el Mar del Norte, hasta Senegal, Guinea, Cabo Verde, Costa de Marfil y Angola. También presente en el Mediterráneo, particularmente en su área central, aunque ha desaparecido de ciertas zonas.

Pesca y conservación. Bien como especie objetivo o de manera accidental, la cornuda se captura con una amplia variedad de artes como el palangre, cerco, volanta, redes de deriva, arrastre pelágico y de fondo, etc. en pesquerías costeras y oceánicas. Su aprovechamiento es prácticamente integral, aunque sin duda su mayor atractivo son sus grandes aletas, muy apreciadas dado el elevado número de radios cartilaginosos que poseen. La desmesurada demanda de aleta por parte del mercado asiático hace que algunos lugares las cornudas constituyan un preciado objetivo del finning o aleteo: a los ejemplares capturados simplemente se les cortan las aletas y luego se devuelven al mar, muchas veces con vida, abandonados a una lenta y cruel agonía.
Alrededor del 4-5%, por lo menos, de las aletas subastadas solamente en Hong Kong, el mayor mercado de aleta del mundo, son de cornuda, S. zygaena y/o S. lewini; y se calcula que en entre 1,3 y 2,7 millones de ejemplares de ambas especies entran en este mercado global, lo que representa unas 49 000-90 000 tm.³

Imagen tomada de la página de Marine Megafauna Foundation.
Figura en la Lista Roja de la IUCN con el estatus de Vulnerable, con una tendencia poblacional claramente negativa. En este sentido, los datos históricos de que disponemos para ciertas áreas del planeta no son nada alentadores: en el Atlántico central y oriental, los datos de bitácoras de pesca de la flota norteamericana indican que las poblaciones de esfírnidos (S. lewini, S. mokarran y S. zygaena) han descendido un 89% desde 1986; en el Mediteráneo se estima que la biomasa de estas tres especies ha caído un 99% desde principios del siglo XIX y en algunas áreas parece haber desaparecido por completo.

La IUCN advierte de la perentoria necesidad de más estudios que evalúen correctamente el volumen de capturas, las tendencias poblacionales y ciertos parámetros de su biología, todavía no muy bien conocida, a fin de determinar si es necesario elevar el nivel de protección.
Los datos de capturas de los esfírnidos en general no suelen ser muy exactos, por decirlo suavemente, pues con frecuencia no se hace distinción entre especies, se meten en el mismo saco bajo la misma etiqueta. Esto quiere decir que para ciertas especies y zonas, las cifras pueden estar muy por debajo de la realidad.

En la lonja de Vigo hace unos años. Detrás se aprecia el dorso de una hembra de zorro (Alopias vulpinus).
La cornuda figura en el Anexo I de la lista de especies altamente migratorias de la UNCLOS. Desde el 1 de enero de 2010, por la Orden ARM/2689/2009, de 28 de septiembre, España prohíbe terminantemente a sus buques pesqueros la captura, transbordo, desembarque y comercialización de esfírnidos en todos los caladeros en que realicen su actividad, incluyendo aguas jurisdiccionales de otros países con los que exista un acuerdo pesquero (BOE del 5 de octubre de 2009).

____________________________
¹David A. Ebert, Matthias F. W. Stehmann (2013). FAO Species Catalogue for Fishery Purposes: Sharks, Batoids and Chimaeras of the North Atlantic. FAO, Roma.
² Datos tomados de B. M. Casper, A. Domingo, Gaibor, N., Heupel, M.R., Kotas, E., Lamónaca, A.F., Pérez-Jimenez, J.C., Simpfendorfer, C., Smith, W.D., Stevens, J.D., Soldo, A. & Vooren, C.M. 2005. Sphyrna zygaena. The IUCN Red List of Threatened Species 2005: e.T39388A10193797, consultado el 3 de noviembre de 2015.
³ y Ibíd.