Toda la información y noticias relacionadas con el mundo de los tiburones: biología, ecología, pesca, conservación, etc., con especial atención a las especies presentes en aguas de Galicia.

miércoles, 24 de febrero de 2016

Siete tiburones muy particulares

De arriba abajo y de izquierda a derecha: Trigonognathus kabeyai, Isogomphodon oxyrynchus (Jorge L. S. Nunes, biogeodb.stri.si.edu), Sphyrna tiburo (Smithsonian Tropical Research Institute), Eusphyra blochii (Freshwater Fish Group & Fish Health, Murdoch University), Leptocharias smithii (Theo Modder, FishBase), Mollisquama parini (Michael Doosey, Tulane University)
Estos siete tiburones no los tenemos en nuestro mar, ni siquiera en aguas españolas, a excepción del Leptocharias, que Moreno recoge en aguas de Canarias. Pero el mundo de los tiburones es tan apasionante, que sería un tremendo error y una paletada imperdonable imponernos a nosotros mismos unos límites que ellos, desde luego, no tienen. A estos hermosos bichos hay que conocerlos, y cuantos más, mejor.

1. Cabeza de flecha (Eusphyra blochii). Sin duda estamos ante la especie más extraña y singular de las 10 que conforman la familia Sphyrnidae, la de los tiburones martillo, y también la más arcaica. Es el resultado de la primera escisión evolutiva ocurrida en el tronco común de los martillos allá por el Mioceno, hace unos 15-20 millones de años. Su ubicación en un género propio (Eusphyra), distinto de los demás (Sphyrna), refleja perfectamente tanto este aspecto como la peculiar e inconfundible estructura de su cabeza, la más amplia de todo el grupo [véase Cabezas de martillo (fam. Sphyrnidae)]. Como se ve, en realidad, más que un "martillo", deberíamos hablar de palas o de alas, no en vano se conoce en inglés como winghead shark, 'tiburón de cabeza alada'.
El cabeza de flecha habita las aguas someras de la plataforma continental e insular del Indo-Pacífico occidental, donde se alimenta de pequeños peces, rayas y cefalópodos, que detecta con el asombroso aparato sensorial de su cabeza: la extensa superficie de las palas alberga multitud de sensores eléctricos (las ampollas de Lorenzini); las narinas, situadas a lo largo de su borde anterior son larguísimas (casi el doble de anchas que la boca), y al estar separadas entre si incrementan el campo de barrido y facilitan la localización de la fuente del estímulo químico; y los ojos, colocados muy lejos uno del otro en cada extremo de las alas, permiten un amplio campo de visión binocular que cuatriplica el de otros carcharhínidos.
Foto: Brian Watson, Department of Agriculture and Fisheries, Queensland Government.
Esta especie es vivípara placentaria, con camadas de alrededor de 9 crías que nacen tras una gestación de 8-11 meses. Como máximo alcanza los 186 cm de longitud total.
Se captura de forma intensiva en buena parte de su área de distribución, sobre todo en el golfo de Thailandia, pero los datos científicos de que disponemos relativos a su dinámica poblacional son escasos, e incompletos los referidos a su biología. Es posible que en algunas zonas esté sobreexplotado. Por el momento la IUCN lo recoge en su Lista Roja con el estatus de Casi amenazado.

2. Tiburón picudo (Isogomphodon oxyrhynchus). Aunque dado su aspecto es relativamente fácil ubicarlo correctamente en su familia, Carcharhinidae, el tiburón picudo no deja de ser un bicho sumamente peculiar. Sus aletas pectorales en forma de remo, grandes y muy anchas, llaman la atención, pero sin duda el rasgo más característico y sorprendente es el que le da su nombre: ese morro largo, plano y bien afilado, apto para detectar presas en los entornos de baja visibilidad que constituyen su hábitat preferente. Este tiburón habita en las aguas turbias de estuarios, manglares y zonas costeras abruptas donde desembocan los grandes ríos, lo que explica el diminuto tamaño de sus ojos. A pesar de ello, es curioso que no tolera las aguas excesivamente poco salinas, lo que explica que durante la temporada de lluvias se aleje de la costa.
La talla máxima es de 152 cm, aunque se cree que puede alcanzar los 2,5 m. Se alimenta de peces pequeños que se desplazan en cardúmenes, que captura ensartándolos con sus dientes largos y finos como colmillos.
Es vivíparo placentario, con camadas muy reducidas de 3 crías tras un año de gestación. Posiblemente tenga un ciclo reproductivo bianual.

Fuente: Jorge L. S. Nunes, peixesdomaranhao.blogspot.com, y biogeodb.stri.si.edu
El Isogomphodon tiene una distribución geográfica muy limitada (Atlántico W tropical, o sea, la franja costera nororiental de Sudamérica) sujeta a una fuerte presión pesquera. Se calcula que durante la última década sus poblaciones han disminuido en un 90%, lo que unido a su baja productividad ha motivado que la IUCN lo considere En peligro crítico y reclame la toma de medidas urgentes de protección.

3. Musola barbuda (Leptocharias smithii). Único representante de la familia Leptochariidae, muy próxima a la de las musolas (Triakidae), junto a las que se solía clasificar. No hace falta explicar qué hay de peculiar en este tiburón: ese cuerpo alargado, escuchimizado, desabrido, como sin alegría, con una cabeza diminuta y dos enormes dorsales muy espaciadas componiendo un extraño contrapunto. Sin embargo, pese a su apariencia, presenta una musculatura recia que hace pensar en un potente nadador. Es una especie costera de hábitos demersales en fondos de 10 a 75 m, particularmente en los fangosos frente a las desembocaduras de los ríos, donde se alimenta de crustáceos, pequeños peces y rayas. Se reproduce mediante viviparismo placentario, con camadas de 7 crías tras una gestación de al menos 4 meses. Como curiosidad, los machos tienen los dientes anteriores más largos que las hembras, con toda probabilidad para sujetarlas mejor durante el apareamiento. Quién lo diría, con lo sosos que parecen. Al nacer miden al menos 20 cm y crecen hasta un máximo de 82 cm.
Es una especie relativamente común, pero dada su distribución geográfica reducida, en zonas, además, de elevada presión pesquera (Atlántico E desde Mauritania hasta Angola, y tal vez Marruecos y el Mediterráneo), la IUCN la considera como Casi amenazada.

Arriba: Vista dorsal de una hembra de 221 mm (fuente: Aguirre-Villaseñor & Salas-Singh,
Revista Mexicana de Biodiversidad, 2012). Abajo: Vista lateral (fuente: FAO).
4. Colayo cabezón (Cephalurus cephalus). Este diminuto tiburón con aspecto de renacuajo, justamente conocido en inglés con el nombre de lollipop catshark ('colayo piruleta'), se caracteriza por una cabeza y región branquial aplanadas dorsoventralmente y expandidas en forma redondeada, como una piruleta. Su cuerpo, pequeño y esbelto, tiene un piel muy fina, "casi gelatinosa", según dice Compagno. Todo ello, en conjunto, explica por qué en México recibe el nombre de tiburón renacuajo. Se encuentra en los fondos del talud superior de Baja California, mar de Cortés y parte de la costa pacífica mexicana (quizás llegue hasta Perú y norte de Chile) entre los 155-927 m. No sabemos nada más de esta curiosa especie, excepto que no supera los 28 cm de longitud total, mide alrededor de 10 cm al nacer, los machos maduran hacia los 19 cm y las hembras a los 24 cm, y es probablemente vivíparo, con camadas de dos crías, una por oviducto. La Lista Roja de la IUCN lo incluye bajo la etiqueta Datos insuficientes.

Fuente: Claes et al. PLoS ONE, 2014.
5. Trigonognathus kabeyai. Conocido en inglés como viper dogfish o melgacho víbora (en castellano no tiene todavía nombre común oficial), este tiburón con pinta de monstruo de película japonesa de serie B vive en los fondos del talud superior del Pacífico norte (sobre todo Japón, naturalmente) y central (un registro en Hawai) entre los 250-1000 m. Es tal vez el miembro más extraño de la familia de los tiburones linterna (Etmopteridae), caracterizados, como sabéis, por la presencia de fotóforos en diversas regiones corporales, entre otros elementos. La boca, en posición casi terminal como en las serpientes, está dotada de grandes dientes finos, alargados y puntiagudos como agujas, y una mandíbula superior sumamente protráctil gracias a un mecanismo único que la articula con la caja craneal. Cuando el Trigonognathus lanza su demoledor ataque, la boca se abre y, como una flecha, la mandíbula superior sale proyectada y se abate sobre su víctima, que queda empalada entre los colmillos. Esto nos recuerda el sistema que emplea otra especie muy especial y (ésta sí) presente en nuestras aguas, el tiburón duende (Mitsukurina owstoni). Su dieta consiste en pequeños peces óseos del fondo (sobre todo peces linterna) y crustáceos, que engulle enteros, dado que, como es evidente, los dientes no están hechos para cortar.
Es muy poco lo que sabemos de este tiburón: la longitud máxima registrada es de 54 cm, al nacer miden unos 17 cm, los machos llegan a la madurez entre los 42-47 cm y las hembras hacia los 52; es vivíparo aplacentario con camadas de alrededor de 25 crías. Figura en la Lista Roja de la IUCN con el estatus de Datos insuficientes.

6. Mielga suave (Mollisquama parini). Sin duda el tiburón más misterioso y desconocido de esta lista. Solo se conocen dos ejemplares en todo el mundo... y cabe la seria posibilidad de que puedan ser en realidad especies diferentes. El primero, el holotipo, es una hembra adolescente de 40 cm capturada en 1979 en el tramo chileno de la dorsal de Nazca, a 330 m de profundidad en aguas de 200-2500 m; fue descrita por Dolganov en 1984. El segundo es un macho de 14,2 cm (una cría que todavía conservaba la cicatriz umbilical) encontrado en 2010 en una red de arrastre tendida a 580 m en aguas de 3000m durante un muestreo realizado al norte del Golfo de México, a 170 millas del delta del Mississippi (es el ejemplar de las fotografías). La comparación con la descripción del ejemplar de Dolganov ha revelado diferencias en aspectos como la presencia de unas particulares aglomeraciones de dentículos dérmicos ventrales, la morfología dentaria y el cómputo vertebral. Mientras no se tenga acceso a los resultados de un análisis de ADN no sabremos con certeza si estas diferencias simplemente responden a cambios ontogénicos y por tanto los dos ejemplares pertenecen realmente a la misma especie¹.

En la foto superior se puede observar a simple vista la abertura de la glándula sobre la pectoral; abajo esquema donde se aprecia su forma y tamaño (fuente: Grace et al. Zootaxa, 2015). Abajo a la derecha, el Mollisquama mostrando su enorme morro (fuente: Michael Doosey, Tulane University).
La característica más sorprendente de este tiburón, aparte de su aspecto general y del tremendo morro bulboso, es la presencia de dos enormes glándulas a modo de saco, únicas entre los tiburones, con una pequeña abertura visible justo encima de las aletas pectorales. No se sabe bien cuál puede ser su función, pero existe un tiburón de la misma familia, el tiburón de cola larga (Euprotomicroides zantedeschia), que posee una glándula parecida aunque situada en el abdomen. Se ha observado que en determinadas circunstancias emite un fluido luminiscente que, según se cree, puede servir bien para despistar a un posible depredador, bien para atraer a una presa potencial o a una pareja. Tal vez el Mollisquama utiliza el mismo sistema.

El Euprotomicroides zantedeschia expulsando el fluido luminiscente a través de la abertura de la cloaca (foto: Plik Sciagnieto).
Pertenece a la familia Dalatiidae, la misma de los tiburones cigarro (Isistius), y presenta fotóforos en diversas partes de su cuerpo. A partir de aquí, no sabemos nada más. Figura en la Lista Roja de la IUCN con el estatus de Datos insuficientes.
 
7. Lanetón (Sphyrna tiburo). Cerramos esta pequeña lista como la empezamos, con un esfírnido, en este caso con la especie que se sitúa justamente en el extremo contrario de la escala, pues se trata del martillo con la cabeza más estrecha. Aunque más que martillo, deberíamos hablar de "pala", como se ve.

Foto: Udo M. Savalli.
El lanetón es un pequeño tiburón que no supera los 150 cm bastante abundante en las costas tropicales atlánticas y pacíficas del continente americano: desde Carolina del Norte hasta Brasil y desde California hasta el Ecuador. Le gustan las aguas someras de fango y arena de estuarios y bahías, y también los arrecifes coralinos, sobre todo entre los 10 y los 25 m. Consume crustáceos, bivalvos, cefalópodos y pequeños peces.
Es vivíparo placentario y tiene una de las tasas de crecimiento poblacional más altas de todos los tiburones: llegan a la madurez a edad temprana, tienen una corta esperanza de vida (12 años), una de las gestaciones más cortas de todos los tiburones (4,5-5 meses) y camadas anuales de 4 a 16 crías. Esto le permite soportar razonablemente bien la alta presión pesquera a que se ve sometido, por eso la IUCN lo considera Preocupación menor.
Que siga así muchos años.


=>Si queréis conocer otras especies igualmente especiales, diferentes, podéis consultar los siguientes artículos:

-Encuentro con un duende.
-Tiburón anguila (Chlamydoselachus anguineus).
-Tiburón anguila en O Grove.
-El misterio del tiburón cocodrilo.

Y muchos otros más que podéis encontrar bucenado en el Blog a través del Índice.

_________________________________
¹Mark A. Grace, Michael H. Doosey, Henry L. Bart & Gavin J. P. Naylor (2015). First record of Mollisquama sp. (Chondrichthyes: Squaliformes: Dalatiidae) from the Gulf of Mexico, with a morphological comparison to the holotype description of Mollisquama parini Dolganov. Zootaxa, 3948 (3): 587-600. Doi: 10.11646/zootaxa.3948.3.10

miércoles, 17 de febrero de 2016

Alitán (Scyliorhinus stellaris)

Fotos: Gonzalo Mucientes.
Alitán

Scyliorhinus stellaris (Linnaeus, 1758)

(es. Alitán; gal. Roxa, casacú; in. Nursehound, greater spotted dogfish, bull huss; port. Patarroxa-gata.)

Orden: Carcharhiniformes
Familia: Scyliorhinidae

No hay duda de que el alitán es un pariente bien cercano de la pintarroja (Scyliorhinus canicula). De hecho, en un primer vistazo podríamos tomarla por una pintarroja grandota y gorda... si es que tenemos la suerte de encontrarnos uno. Porque a diferencia de su prima, que es el tiburón más abundante de Galicia, el alitán no es nada fácil de observar, ni en su medio natural ni en las lonjas. Es (o parece) cada vez más escaso, y puede que incluso haya desaparecido de algunos lugares. No lo sabemos.

Descripción. Cuerpo alargado y robusto de tacto muy áspero debido a los dentículos dérmicos grandes y semierectos que lo recubren. Morro corto y apuntado. Solapas o faldones nasales aquillados, claramente separados el uno del otro y distanciados de la amplia boca. Los ojos grandes y ovalados, con una membrana nictitante inferior muy rudimentaria. Justo detrás se encuentran los espiráculos, también grandes. Aletas dorsales retrasadas; la primera, claramente más grande que la segunda, se origina aproximadamente sobre la axila de las pelvianas. Aleta anal grande; su base es igual o algo mayor que el espacio interdorsal. Pelvianas cortas; en los machos sus bordes internos no están soldados, como ocurre con la pintarroja. Caudal larga y abatida, con el lóbulo terminal bien desarrollado y el inferior poco marcado.
La librea varía según la edad y el hábitat: en el dorso presenta un color terroso grisáceo oscuro a amarillento o rojizo, a veces con tenues bandas a modo de "sillas de montar", con manchas negruzcas de diversos tamaños y formas (pueden ser como lunares o como las de los leopardos), más grandes que las de la pintarroja, en ocasiones mezcladas con pequeñas manchas blancas. La superficie ventral es blanquecina.

Arriba: Librea con las típicas manchas de leopardo (foto: Rafael Bañón). Abajo: Ejemplar albino capturado al NW de la isla de Anglesey (Gales) y liberado poco después de la sesión fotográfica.
Dentición. Dientes pequeños similares en ambas mandíbulas: tienen base ancha y borde inferior escotado; la cúspide principal es larga y, en los dientes posteriores, puede ir acompañada de uno o dos pares de cuspidillas basales. Los sinfisarios de la mandíbula inferior también presentan estas cuspidillas, a diferencia de los superiores. 44-56 hileras en la mandíbula superior y 38-46 en la inferior.
Fuente: A. Soldo, J. Dulcic & P. Cetinic, Scientia Marina, 2000¹.
Talla. En los adultos la talla media es de unos 125 cm, y la máxima registrada ha sido de 162 cm (150 cm en el Mediterráneo). Al nacer miden alrededor de 16 cm. Las hembras maduran en torno a los 79 cm y los machos a los 77 cm.

Reproducción. Como la pintarroja, el alitán es ovíparo. La cápsula huevo, de gruesas paredes y fuertes zarcillos, mide entre 10-13 cm. La puesta es de una cápsula por oviducto y suele realizarse en primavera y verano en macroalgas y gorgonias. La eclosión tiene lugar al cabo de unos 9 meses.

Foto: Rafael Bañón.
Dieta. Dieta variada. Principalmente a base de cefalópodos y pequeños peces (sardinas, arenques, peces planos, calinonímidos, etc.), incluidos otros tiburones como su pariente la pintarroja, y también crustáceos (cangrejos, gambas, cangrejos ermitaños). Los adultos parecen optar más por los cefalópodos y teleósteos que por los crustáceos.

Fotos de Ana Ferreiro tomadas en Ribadeo.
Hábitat y distribución. Especie bentónica de la plataforma continental. Se encuentra sobre todo en fondos duros o rocosos con cubierta de algas, entre los 1-2 m hasta al menos los 125 m. Más común entre los 20-63 m. En el Atlántico NE parece preferir fondos con sustrato de rocas o guijarros y en el Mediterráneo con algas coralinas.

Basado en Ebert et al. (2013), Sharks of the World.
Está presente en el Mediterráneo y en el Atlántico nororiental desde las Shetland, sur de Noruega e Islas Británicas hasta Senegal. A partir de ahí, los registros más meridionales pueden ser en realidad un confusión con la pintarroja de Guinea (Scyliorhinus cervigoni). En el Mediterráneo parece más abundante en la cuenca central y oriental (Adriático, Jónico, costa Albana). En el Atlántico NE es poco frecuente en el mar del Norte y localmente abundante en ciertas áreas someras por ejemplo alrededor de las Islas Británicas, como el canal de Bristol en la costa de Gales y el canal de la Mancha, mientras que en otras parece estar ausente o haber desaparecido.
En cuanto a Galicia, en la guía de Rodríguez Solórzano et al.² se lee que "vive máis preto da costa, nos fondos de area e pedra, mentres que o melgacho [se refiere a Scyliorhinus canicula] é máis abundante en fondos fangosos. Atópase dentro das rías". Y como curiosidad, concluye que ambas especies "teñen mala fama entre os nosos pescadores debido a que devoran os peixes enganchados en redes e palangres".

Foto: Adam Tousek, tomada de la página zivazeme.cz.
Pesca y conservación. Es bastante menos común y abundante que la pintarroja. Se captura sobre todo con arrastre y palangre de fondo, pero también artes de enmalle. Su carne se consume en fresco o salada y se usa para fabricar piensos, pero tiene poca importancia pesquera.
Aunque los datos sobre capturas son limitados, en el Mediterráneo se ha constatado una caída de sus poblaciones del golfo de León, islas Baleares y costa albana. La sobrepesca y la degradación de su hábitat son dos de los factores primordiales en este descenso. Para el Atlántico NE no disponemos de datos precisos sobre sus poblaciones, por lo que es difícil evaluar cabalmente su situación; pero dada la aparente fragmentación de su distribución, se cree que puede estar en riesgo de desaparición a nivel local³.
Figura en la Lista Roja de la IUCN con el estatus de Casi amenazado.

Foto: Gonzalo Mucientes.
¿Alitán o pintarroja? Los dos esciliorhínidos de nuestras aguas guardan un indudable parecido entre si, al menos en un primer vistazo. Sin embargo, a poco que nos fijemos, las diferencias se nos aparecen con cierta nitidez. Aparte del tamaño y grosor del corpachón del alitán, estas son las más importantes:
     =>En el alitán los faldones o solapas nasales están claramente separados y distanciados de la boca, mientras que en la pintarroja ocurre lo contrario: están unidos y llegan hasta la boca.
     =>Librea: Manchas grandes de diferente forma y tamaño en el alitán; muy pequeñas y abundantes en la pintarroja.
     =>En el alitán, la base de la aleta anal es igual o mayor al espacio interdorsal, y en la pintarroja es claramente menor (dicho de otro modo, en el alitán las dorsales están más próximas entre si).

A. Arriba: Scyliorhinus canicula; abajo: Scyliorhinus stellaris (foto: Rafael Bañón). B. S. canicula (foto: Toño Maño). C. S. stellaris (foto: Gonzalo Mucientes).
Por último, una nota de agradecimiento a Rafael Bañón y a Gonzalo Mucientes por la desinteresada cesión de sus fotografías. Dos monstruos en sus respectivos campos de la ictiología que siempre están ahí dispuestos a echar un cable. Un lujazo.
__________________________
¹A. Soldo, J. Dulcic & P. Cetinic (2000). "Contribution to the study of the morphology of the teeth of the nursehound Sycliorhinus stellaris (Chondrichthyes: Scyliorhinide)". Scientia Marina, vol. 64, nº 3, doi:10.3989/scimar.2000.64n335.
²Manuel RODRÍGUEZ SOLÓRZANO, Sergio Devesa Regueiro & Lidia Soutullo Garrido (1983). Guía dos peixes de Galicia. Editorial Galaxia, Vigo, p. 38.
³Ellis, J., Serena, F., Mancusi, C., Haka, F., Morey, G., Guallart, J. & Schembri, T. 2009. Scyliorhinus stellaris. The IUCN Red List of Threatened Species 2009: e.T161484A5434281. http://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2009-2.RLTS.T161484A5434281.en. Consultado el 17 de febrero de 2016.


miércoles, 10 de febrero de 2016

Ataques de tiburón 2015

Carcharodon carcharias (foto: Rafa Aso).

El ISAF (siglas de International Shark Attack File, 'Archivo Internacional de Ataques de Tiburón') acaba de publicar las cifras de ataques no provocados ocurridos en todo el mundo durante el pasado 2015. Tras investigar más de 160 incidentes, sus datos son los siguientes:

98 ataques no provocados, 26 más que en 2014, según el ISAF...
... o bien 102 si contamos 22 ataques en Australia, tal como reporta el Australian Shark Attack File, en lugar de los 18 del ISAF.

6 personas fallecidas en todo el mundo, el doble que el año anterior. Dos en la isla de Reunión y una en Australia, Nueva Caledonia, Hawaii y Egipto.

Distribución de los ataques. Como es habitual, los EEUU se llevaron la peor parte del pastel. Nada menos que el 76,5% del total. Fueron 59 ataques (frente a los 52 de 2014), ocurridos en su mayoría (30) en Florida, como era de esperar (con los condados de Volusia y Brevard a la cabeza), seguidos de los 8 en cada una de las dos Carolinas, 7 en Hawaii, 2 en California, 2 en Texas, y uno en Mississippi y New York.
En el resto del mundo, 18 (o 22) ataques ocurrieron en Australia (la mayor cifra desde el año 2009, con 22), 8 en Sudáfrica, 4 en Reunión, 2 en las Canarias, 2 en las Galápagos, y uno en las Bahamas, Brasil, Egipto, Nueva Caledonia y Thailandia.

Tipología de las víctimas. Los practicantes de deportes de tabla como los surfistas fueron los más solicitados por los tiburones, con un 49% de ataques, lo cual no deja de tener su lógica, al tratarse de personas que pasan muchísimo tiempo en zonas de rompiente, muy frecuentadas por estos bichos, chapoteando con brazos y piernas. A cierta distancia se sitúan bañistas y vadeadores (42% de los ataques), y practicantes de snorkel (9%). Este año tampoco ha habido ataques a buzos.

¿Qué es un "ataque no provocado"? Por ataque no provocado nos referimos a incidentes ocurridos en un ambiente natural cuando no existe ningún tipo de provocación por parte de las personas. Por tanto, quedan excluidos los ocurridos en acuarios o en el mar durante actividades científicas, ataques a embarcaciones, mordeduras post-mortem, etc.

Jaquetón toro (Carcharhinus leucas). Foto: Klaus Jost, The Shark Laboratory.

CONCLUSIONES.

Podemos repetir perfectamente las de años anteriores. A saber:

1) Los tiburones no son tan fieros y sanguinarios como los pintan. Más bien al contrario. Si pensamos, una vez más, en los millones de horas que millones de personas pasan metidos en el agua a lo largo de millones de kilómetros de mar y costa en todo el mundo... alrededor de 100 ataques y menos de 10 fatalidades representan una cifra irrisoria (no así, evidentemente, para los interesados). Cualquier autoridad de tráfico la firmaría sin pensárselo dos veces, celebrándolo con champán y exhibición bailes regionales.

2) El que un año más la zona del planeta donde más ataques se producen (Florida, EEUU) termine la temporada sin víctimas mortales demuestra la importancia de la educación y de las medidas de seguridad en las playas (vigilancia, control, médicos) para prevenir malas experiencias. Aunque los encuentros son inevitables y no siempre terminan bien, es posible disfrutar el mar y sus criaturas si autoridades y bañistas actúan con sensatez y sentido común. Científicamente probado. Cuando fallamos en estas cosas tan elementales puede ocurrir como en Reunión, donde llevan 7 muertos en cinco años, algunos debidos a graves imprudencias, y tenemos a las incompetentes autoridades haciendo caso a un grupo de niños pera con tablas de surf pidiendo a gritos la caza del tiburón que no les deja meterse en el agua como y cuando a ellos les viene en gana. Muy triste.


PS: Quien desee consultar las cifras de años anteriores solo tiene que pinchar en los siguientes enlaces: 2012, 2013, 2014.